Descolonizando nuestra comida

¿Cómo la colonización trajo consigo la explotación animal?

Desayunar, almorzar, cenar, merendar todo el tiempo productos de procedencia animal (carnes, lácteos, huevos, etc) nunca fue parte de nuestra alimentación ancestral. Como todos sabemos, antes de que los europeos llegaran a américa nuestros indios consumian mayormente una dieta integral semi vegana.

Aunque bien es cierto que también cazaban peces y otros animales roedores como modo de sobrevivencia, ya sea por escasez de alimento vegetal, por una mala cosecha o por un desastroso huracán. La realidad es que la principal actividad de los nativos era la agricultura ecológica.

Expertos Agricultores:

Nuestros ancestros dominaban el arte de la agricultura. Como expertos agricultores, desarrollaban sembradíos a los que llamaban ‘conucos’. Empleaban abonos naturales para fortalecer sus siembras, utilizaban sistemas de riegos rudimentarios muy eficientes. Se dedicaban mayormente a la siembra y cosecha de todo tipo de alimentos vegetales. Literalmente, consumían lo que cosechaban. Sembraban: maíz, papas,  yuca, piña, maní, cacao, etc. También sembraban tabaco y algodón para su consumo y vestimenta. 

Vivían en concorde con la naturaleza:

Todas las prácticas de los nativos eran ecológicas. Vivían en un mundo limpio, con aire limpio, con agua limpia y alimentos naturales. Puesto que no utilizaron nunca pesticidas, ni se dedicaban a la crianza de granjas industriales animales conocida hoy día como como explotación animal. Hay evidencia de que no practicaban ninguna forma de cría de animales. Todo lo contrario, vivían en concorde con la naturaleza. 

La llegada de los animales de granja:

Los animales terrestres conocidos como pollos, vacas, cerdos, cabros, patos, pavos, etc. no eran parte de su alimentación, puesto que no existían en América. Fueron traídos a América en grandes barcos europeos a comienzos de la colonización europea. Estos extranjeros invasores trajeron consigo no solos sus costumbres y tradiciones, sino que también importaron su explotación animal. Trajeron consigo el arado animal, la monta de caballos, las peleas de gallos, el lechón asado, todas prácticas crueles disfrazadas de cultural.

Posteriormente comenzaron con el mercado de carne conocido como carnicerías, la industria lechera y todo tipo de explotación animal para beneficio humano. Ignorando tanto en el pasado como en el presente el sufrimiento animal, el daño ambiental y el deterioro a la salud que ocasionan estos productos. 

Destrucción del planeta:

Hoy día la explotación animal no solo causa sufrimiento y muerte animal de billones de seres inocentes, sino que su producción lleva al planeta a la destrucción. Es un hecho: La Industria Ganadera es causa principal del de Deforestación de Bosques, Extinción de especies, Contaminación del Agua, Gases de Efecto Invernadero, acelerando dramáticamente el Cambio Climático y poniendo en riesgo el futuro de las nuevas generaciones. Todo esto es inaceptable.

Descolonizando nuestra comida:

Es posible descolonizar nuestra comida. ¿Será posible volver a  alimentarnos sanamente como lo hacían nuestros antepasados? Sí lo es. Bien podemos producir alimentos de la madre naturaleza, utilizar abonos naturales 100% ecológicos y sistemas de riego eficientes. Evitando la contaminación de los suelos y la erosión de los mismos. 

Nuestra responsabilidad como individuos responsables:

Como individuos debemos comenzar con unos simples pasos. Debemos limitar al máximo nuestro consumo de la agricultura intensiva. Ya que es muy dañina al medio ambiente. Debemos comenzar con producir nuestros alimentos a pequeña escala. No importa cuan pequeña sea nuestra casa. Hay muchos alimentos que podemos producir desde nuestros hogares en muy poco espacio como pimientos, cebolla, tomates, etc. De no ser posible, debemos optar por consumir alimentos de agricultorres locales. Todos tenemos acceso a mercados locales de agricultores orgánicos.

Como ciudadanos responsables, debemos tambien rechazar todo producto de procedencia animal. Son perjudiicailes para la salud, dañinos para el planeta y simbolizan muete y agonía de seres inocentes. Ya es tiempo de evolucionar, ya es tiempo de crear conciencia de que nuestras acciones impactan negativamente la vida de otros seres y crean un impacto devastador al medio ambiente. Debemos encaminarnos a un mundo etico y sostenible. Hagamos de este mundo un mundo justo para Gaia, nuestra madre naturaleza y para todos sus habitantes: humanos y no humanos.

La Buena Noticia:

Estamos evolucionando. Cada año más y más personas rechazan la explotación animal y optan por una alimentación de origen vegetal. Cada año más personas han creado conciencia sobre el daño que le hacemos al medio ambiente. Que cada uno de nosotros tenemos el poder de decidir si somos parte de una sociedad que se dirige en dirección opuesta o de una sociedad que evoluciona hacia un nuevo paradigma social llamado veganismo. 

Únete al Cambio… ¡Vive Vegano!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *